Veteran Sports Car and Open-Wheel Driver

News Index

El magnífico Adrián

AUTO AFICIÓN

Luis Ramírez

leer   English Version Coming Soon

 

Hace unos días una amiga involucrada en el automovilismo me decía: “nací, crecí y creo que moriré escuchando los triunfos de Adrián Fernández”. Creo que al menos una generación estaremos marcados por el piloto mexicano más exitoso de los últimos años. Dirán que Sergio Pérez lo es. Son cosas diferentes. Checo está escribiendo las primeras páginas de una historia que sin duda luce exitosa; Adrián está en ese momento donde deberá decidir si a su flamante biografía aún le restan varios capítulos o estamos en las últimas líneas de una carrera que pocos hubieran pensando llegaría hasta donde ahora.


El podio en Le Mans podría no significar mucho para algunos. Para Adrián y quienes sabemos su historia, quienes hemos convivido con él en la forma que fuese, entendemos la grandeza de lo logrado. Fue él quien volvió a posicionar el automovilismo mexicano a nivel internacional en una odisea. Tan sólo tenía tres carreras en Indy Lights porque el presupuesto no daba más. Él transformó ese dinero en un subcampeonato de Champ Car; en un título de American Le Mans Series y ahora en dos podios dentro de las 24 horas de Le Mans.


La historia del deporte en México le deberá tener reservada una página muy especial, o varias, a Adrián Fernández. A pesar de sus años sigue sorprendiéndonos. Recuerdo a principio del 2012, el primer test con el Aston Martin Vantage V8, su primer Gran Turismo de competencia, decía estar inadaptado a esta clase de coches, más rudos, sueltos, sin la necesidad de la finura del manejo de un open wheel o un prototipo. Ahora, a mediados del 2012 parece ya tenerlo controlado, y logró darle cara a los Ferrari, Corvette y Porsche. En su manejo parecía como si tuviera varios años en los GT y apenas lleva unos meses. Ese es Adrián, quien es capaz de ser multifacético. Aún así dice estar en un proceso de adaptación.


Habrá quienes ahora me pregunten, ¿pero él no corrió F1? Es cierto, la oportunidad no llegó, tal vez injustamente porque sin duda tenía el talento, sino hay que preguntarle a Juan Pablo Montoya cuando en Motegi, Japón, Fernández se convirtió en un dolor de cabeza para el colombiano quien no logró superarlo a pesar de sus múltiples intentos. Por abajo, por arriba; simplemente Adrián lo dominó. Tal vez será un capítulo pendiente en su vida y que él mismo ha analizado y se ha respondido el por qué no sucedió.


Esa ausencia no minimiza sus logros. De las tres joyas de la corona del automovilismo únicamente no ha corrido en Mónaco. Indy 500 y Le Mans ya son conocidas por él. Sumado a ello ha ayudado a varios pilotos en su crecimiento: el propio Checo y Luis Díaz son tan sólo una muestra de ello. Porque a diferencia de otros pilotos, Fernández sigue la vieja máxima de compartir sus conocimientos. Algunos los atesoran y se los llevan a la tumba; él los ha dejado en personas que podrán difundirlos.


Me gustaría volver a ver a Adrián Fernández arrancar Le Mans el próximo año. A finales del 2012 se vence su contrato con Aston Martin. Él habla de una posible renovación, aún creo que la historia y el destino le deben esa victoria.


Creo también que Adrián es de esos pocos seres humanos que un día podrán ver su pasado y tomar un respiro para decir: “cumplí cada sueño en mi control”.


Gracias Adrián Fernández por demostrarnos que los sueños se vuelven realidad pero sobre todo, por cautivar a una generación que se apasionó por el automovilismo por ti.

 


All rights reserved Fernandez Racing LLC ©